Botiquín de Primeros Auxilios

Botiquín de Primeros Auxilios

El contenedor del botiquín de primeros auxilios puede ser un maletín, un estuche de plástico o una caja de plástico resistente. Es fundamental que pueda ser manejado con facilidad y tenga el espacio suficiente para guardar varios objetos y botellas.

El botiquín de primeros auxilios es una herramienta que puede utilizarse en caso de fiebre elevada, cortaduras, quemaduras, desmayos, vómitos y mareos, caídas, raspaduras o accidentes en los que haya derrame de sangre. En todos los casos debe consultar con su médico.

Es recomendable que las familias con hijos o personas con enfermedades crónicas amplíen su botiquín de primeros auxilios de acuerdo con las especificaciones de su médico.

Es vital ubicar el botiquín de primeros auxilios en un lugar accesible y que permanezca al alcance de la mano de todas las personas de la casa, excepto los niños, en caso de requerirlo. Hay que tener en cuenta que todos los elementos deben estar en el mismo lugar y no por separado para poder actuar con rapidez frente a una emergencia. Se aconseja tener uno en la casa y otro en el automóvil

Los elementos importantes para integrar el botiquín de primeros auxilios son:

• Gasa esterilizada

• Cinta adhesiva

• Vendas elásticas y adhesivas de varios tamaños

• Antisépticos (iodopovidona o clorhexidina) para desinfectar una herida

• Medicamentos antipiréticos y analgésicos como paracetamol o ibuprofeno que además de bajar la fiebre, alivien el dolor de cabeza, medicamentos para el dolor de estómago, antidiarreicos, para evitar el mareo y el vómito

• Termómetro

• Alcohol en gel para el higiene de manos

• Algodón

• Guantes descartables

• Tijeras o pinzas

• Linterna para examinar a la persona lesionada

 

Revise regularmente el botiquín y reponga los artículos o medicamentos gastados o caducados.